Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Los trabajadores del sector instrumental dicen BASTA YA a cuestionar su profesionalidad cada 4 años

UITA reclama que se apueste por un sector público de calidad y se haga un proceso de estabilización que garantice los puestos de trabajo

Cientos de trabajadores del sector instrumental de la Junta de Andalucía acudieron a la concentración, a las puertas de Canal Sur, donde se celebró el segundo debate electoral para las elecciones del próximo 19 de junio, para protestar contra un proceso de estabilización que no garantiza todos los puestos de trabajo.

En el caso de UITA, donde acudieron representantes de todas las secciones sindicales en las distintas agencias, protestó no sólo por un proceso de estabilización con garantías sino también reivindicó la profesionalidad de los trabajadores de los entes instrumentales, que cada cuatro años, son cuestionados y desprestigiados, sin tener conocimiento de nada del trabajo desempeñado en las agencias.

Hay que recordar que la mayoría del personal de los entes instrumentales lleva más de 20 años al servicio de la Administración, y muchos de ellos, se ven obligados a pasar por una OEP de estabilización, simplemente porque la Administración no hizo las cosas bien. Una OEP injusta, que pone en la incertidumbre a miles de puestos de trabajo, ocupados por personal público laboral propio con más de diez años de experiencia y con contratos en fraude de ley. Los que están, deben quedarse.

Si quieres consultar en imágenes nuestra participación, pincha aquí.

El sitio web https://uita.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.   
Privacidad